¿Qué es el Digital Signage?

Pues la verdad que esa es una pregunta muy buena. Durante muchos años se ha discutido acerca sobre el significado de este término, incluso acerca de si es o no correcto llamarlo así. Pero lo cierto es que el término está en boca de todos. Si lo piensas, es complicado ir a un restaurante o un aeropuerto y no ver absolutamente ningún dispositivo de Digital Signage.

El Digital Signage es un subsegmento de señalización. Entre otros, carteles digitales que usa la tecnología LCD o LED y la proyección en esos dispositivos para mostrar contenido digital, como imágenes, vídeo y todo aquello que sea necesario.

Es muy fácil encontrar el Digital Signage en muchos espacios públicos, en sistemas de transportes, en museos y estadios deportivos, tiendas y comercios, hoteles y restaurantes, edificios corporativos… y la misión principal de estos dispositivos no es otra que la orientar al usuario y ofrecerle información relevante de forma que se sienta atraído por tu negocio.

Resumiendo, el Digital Signage es cualquier pantalla o tótem, incluso cualquier tablet, que muestre un contenido digital que responda a cualquier necesidad. Sí que es verdad que la descripción es muy vaga y amplia, y puede llevar a confusión a cualquier persona que tenga poca información y conocimientos al respecto. Naturalmente, la otra fuente de confusión es que existe una grandísima oferta, motivo por el cual deberemos tener toda la información que necesites antes de tomar una decisión.

En PromoDS te ofrecemos los mejores dispositivos que convertirán tus herramientas de señalización digital en una garantía para atraer a tus clientes.

¿Cuál es la mejor forma de navegar entre tantísimas opciones y elegir adecuadamente?

La primera pregunta que tienes que hacerte es “¿qué quiero conseguir con mi Digital Signage?”. Tener una respuesta concreta a esta pregunta es el primer paso para identificar las metas primarias y los objetivos que tienes como empresa, pero no te quedes en la superficie. Intenta profundizar un poco más.

Pregúntate, ¿cuántas pantallas necesitas realmente?, ¿durante cuánto tiempo vas a implementarlo?, ¿qué contenido vas a mostrar?, ¿qué presupuesto tienes para hacerlo?

Después de será necesario analizar las posibilidades que hay en el mercado que se adaptan a las necesidades que tenemos. Si tienes claro cuáles son los objetivos y cuáles son tus recursos, es hora de ponerse a la obra. Lo que no debes hacer en cualquier momento es comprar unas pantallas que no sabes si te van a servir y luego esperar para ver qué hacemos con ellas.

¿Cuál es el criterio a seguir?

Vale. Tienes el presupuesto, un plan y los recursos necesarios.

La buena noticia es que los costes de adquisición e instalación de una red se han reducido considerablemente en los últimos años, por lo que es probable que pueda calcular rápidamente los costos más complicados de calcular. Los costes flexibles son mucho más difíciles de establecer porque los servicios varían mucho en cuanto a lo que se ofrece y los modelos de negocios que representan. La forma más fácil de analizarlo es observar los dos mayores costes continuos: la creación de contenido y la administración de la red.

En PromoDS contamos con los mejores equipos para que implementes con toda las garantías el Digital Signage en tu empresa o tu negocio.

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .