Cómo medir los resultados de las pantallas en tu negocio

Las pantallas para diversos usos cada vez son más populares a medida que más más empresas se dan cuenta del valor que esta tecnología puede proporcionar. Además de permitir interacciones del público en directo, en comparación con lo que solían ser solo anuncios en papel estáticos, las pantallas crean una excelente oportunidad para la construcción de la marca. Al mismo tiempo influyen en el comportamiento del cliente en tiempo real.

Estimulan e involucran al cliente, influyendo en su comportamiento a corto y largo plazo. Sin embargo, simplemente por gastar mucho en pantallas, no vas a tener un buen ROI. Aquí te dejamos algunas pautas para medirlo. 

Tener objetivos claros

Cada empresa tiene objetivos únicos y, por lo tanto, requisitos únicos de lo que esperan obtener en términos de retorno de una inversión en nuevas tecnologías, productos o procesos. Sus objetivos para las pantallas pueden ser diferentes dentro de una misma empresa. Por ejemplo, algunas pueden usarse para informar a los trabajadores, mientras que otras pueden usarse para ayudar a los clientes.

Primero, hay que definir qué implica tu definición de "retorno". ¿Es incrementar las ventas?, ¿mayor eficiencia que permite ahorrar tiempo al personal? En otras palabras, en función de las expectativas del retorno, ¿para qué se utilizarán las pantallas? 

ROI vs. ROO

 El ROI es, en esencia, lo que ganas invirtiendo restando el coste de la inversión inicial. Esto y el rendimiento de los objetivos están muy relacionados. Por ejemplo, algunas pantallas con indicaciones pueden no generar mucho beneficio, pero al no tener que hacer el trabajador esa labor, puede dedicarse a otras tareas. 

Al pensar en el ROI, también es importante tener en cuenta el plazo. A menudo, el retorno de la inversión en tecnología debe analizarse a más largo plazo y un costo total de propiedad (TCO). 

El coste de invertir en pantallas a corto plazo supera mucho el coste de imprimir carteles, sin embargo, tienen la capacidad ofrecer información en tiempo real, la opción de actualizar una sola pantalla en un lugar determinado para un propósito específico, o toda la red al instante.

¿Sabes qué medir?

Otra forma de ROI son los comentarios positivos de los usuarios antes y después de la instalación de las pantallas. Esto puede ayudarte a determinar el impacto de la inversión y si cumple con los objetivos. Simplemente observar a las personas puede responder algunas preguntas: ¿Cuánto tiempo pasan los clientes frente a una pantalla? ¿Cuántos compraron un producto anunciado en las pantallas?

Si estas formas simples de medir el ROI no son suficientes, la tecnología permite mediciones más detalladas. Por ejemplo, al integrar Internet de las cosas y sensores electrónicos puedes medir el tráfico peatonal o las respuestas interactivas de las pantallas.

Mídelo, gestiónalo

Es verdad que no puedes gestionar lo que no mides. Por suerte, la tecnología está haciendo que esas mediciones sean más fáciles y más exactas, por lo que las empresas pueden realizar un seguimiento del rendimiento a corto y largo plazo. Medir el ROI para pantallas tiene sentido, especialmente para las empresas que planean hacerlo gradualmente. 

Son muchas empresas diferentes las que las usan para informar a los trabajadores, comunicar mensajes, mejorar la seguridad y atraer clientes. Aprovechar al máximo la inversión en pantallas significa calcular el ROI y obtener una comprensión más profunda del comportamiento de los clientes o trabajadores, por lo que tu estrategia se puede ajustar para obtener el máximo beneficio.

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .